Las nuevas normas de reciclaje de España
0 8 mins 2 meses

La basura ahora será la excepción, el reciclaje la regla. Sin embargo, España necesita hacer muchos cambios para que esto suceda.

“Puedes tomar agua del grifo, sí, pero sabe muy mal”, dijo el mesero en el restaurante de moda Veles e Vents en el puerto deportivo de Valencia. Los clientes piden cada vez más agua del grifo en estos días, pero su jefe le ha indicado que les advierta que no es saludable.

Aprobada en abril, una nueva ley que rige la eliminación de residuos en España entrará en vigor en 2023. Ahora se exige a los restaurantes que proporcionen agua del grifo a los clientes de forma gratuita para reducir los residuos de las botellas de agua de plástico.

“Pero hay una gran brecha entre la aspiración y la realidad”, dijo Borja Mateu, que trabaja para el centro de investigación del calzado INESCOP en Alicante, donde dirige una pequeña fábrica de reciclaje. Y es cierto que también aquí, en la Costa Blanca, se pueden saborear los químicos del agua del grifo. La Unión Europea ha reprendido reiteradamente a España, advirtiendo que sus procesos de tratamiento de aguas son inadecuados.

Muy poco reciclaje

España es el quinto productor de botellas de un solo uso de la Unión Europea, según Greenpeace. Y muy pocos de ellos son reciclados. El Índice Global de Residuos 2022 encontró que Alemania produce muchos más residuos que España, 632 kilogramos (1.390,4 libras) frente a 455 kilogramos per cápita, pero que la mitad de estos residuos se recicla, mientras que la cuota de reciclaje de España solo asciende a 86 kilogramos por persona.

Se impone un nuevo impuesto a los envases de plástico de un solo uso, y otro a los residuos enviados a vertedero o para incineración. El objetivo es ayudar a España a reducir la cantidad de basura que genera al 15% de su nivel de 2010 para 2030.

Las nuevas normas de reciclaje de España
En España se reciclan muy pocos residuos. La mayoría se incinera o termina en vertederos

“La nueva ley de residuos también prohíbe la comercialización de productos plásticos de un solo uso, así como productos cosméticos y detergentes que contengan microplásticos, y limita la destrucción o eliminación de productos no perecederos no vendidos, incluidos textiles, juguetes o electrodomésticos”, dijo May López, experto en sostenibilidad en la EAE Business School de Madrid.

Descartar ‘materiales valiosos’

Es un reto para la economía española. Las elecciones parlamentarias están programadas para el próximo otoño y las cosas no pintan bien para el primer ministro socialista Pedro Sánchez, especialmente con las empresas que se quejan de las regulaciones e impuestos.

Muchos españoles, incluida la oposición, han expresado su escepticismo sobre la ley. Isabel Díaz Ayuso, la jefa conservadora del gobierno regional en Madrid, comparó recientemente las políticas de Sánchez con el sectarismo y el comunismo.

El movimiento ecologista no es fuerte en España. No obstante, la nueva ley establece que los restaurantes y supermercados deben reducir al mínimo sus residuos. La comida sobrante debe ser donada o procesada en alimento para animales. Los clientes del restaurante tienen derecho a pedir que se empaque la cena no consumida de sus hijos para llevársela a casa.

“Pero todavía no tenemos la infraestructura para soportar algunos de estos sistemas”, dijo Mateu. A diferencia de Alemania, por ejemplo, España no tiene un sistema de depósito universal para botellas de bebidas.

El problema es evidente cuando entras en la fábrica de reciclaje de Mateu. Una máquina está cortando zapatos viejos en pedazos diminutos. Mientras lo hace, clasifica elementos valiosos como botones y cables. “De lo contrario, en España acaban en vertederos, aunque contienen muchos materiales valiosos”, dijo Mateu.

Las nuevas normas de reciclaje de España
Mateu says Spain needs to create the infrastructure to support large-scale recycling efforts

España es también el hogar de dos gigantes de la industria de la moda rápida: Inditex y Mango. Primark, Bershka, Mango, Zara y Stradivarius se sientan uno al lado del otro en la calle comercial Gran Vía de Madrid. Todos los días, los jóvenes hacen cola para comprar camisetas y chaquetas a precios de derribo. Unos meses más tarde, muchos de estos artículos simplemente se tiran o se dejan en la calle, y casi nadie está interesado en darles una nueva vida.

La ropa de segunda mano y los mercadillos no son habituales en España. Aunque mucha gente habla de sostenibilidad, dijo Mateu, pocos han considerado completamente lo que significa. En este sentido, es un admirador de las actitudes alemanas hacia el medio ambiente.

Las farmacias españolas, por ejemplo, envuelven las cajas de medicamentos en papel y las meten en una bolsa antes de entregárselas al cliente. Cuando un cliente rechazó el empaque adicional para poner la caja directamente en su bolso, la vendedora pareció sorprendida.

Limpieza diaria de basura

Un jueves reciente por la noche, adolescentes festejaban en un parque infantil en Madrid, un lugar popular, aunque no autorizado. Hay una nueva multa de hasta 2000 euros (2070 dólares) por tirar basura, pero la patrulla policial las ignora. Cuando los adolescentes van a casa, dejan colillas, latas de cerveza y envases de plástico esparcidos por el suelo. A la mañana siguiente, todo vuelve a estar limpio; y la población en general no está particularmente molesta.

Las nuevas normas de reciclaje de España
España es el hogar de grandes nombres de la moda rápida, lo que tiene un impacto ambiental masivo

Las calles del centro de Madrid se barren a primera hora de la mañana. Los recolectores de basura salen a la medianoche y los equipos de limpieza recogen la basura que queda en los parques mientras los sopladores de hojas rugen a lo largo de los caminos, rodeados por el hedor del diesel.

Las ciudades españolas son sin duda más limpias que muchas alemanas. Pero hay un precio para esto. El diario El Diario ha calculado que el coste de los servicios de recogida de basura y limpieza urbana en Madrid es ahora un 70% superior al de antes de la pandemia.

“Va a llevar mucho más tiempo educar a la sociedad española”, dijo Borja Mateu.