0 15 mins 2 semanas

El acuerdo de paz de 2016 con Colombia fue alabado por poner fin a la guerra más larga de América. Sin embargo, cinco años después, las tácticas agresivas de lucha contra el narcotráfico y las promesas incumplidas del gobierno han sido culpadas de alimentar la desconfianza rural y desencadenar un nuevo ciclo de violencia.

El gobierno del presidente Iván Duque ha puesto en marcha una controvertida serie de medidas militares como parte de su política de “Paz con Legitimidad” incluyendo un ataque aéreo a un campamento rebelde en marzo que mató a dos niños, y el despliegue de fuerzas especiales en algunas de las zonas más mortíferas del país en julio.

Los residentes y los líderes comunitarios de las regiones cocaleras sin ley, como Katatumbo, donde los recuerdos de las matanzas de civiles por parte de los militares siguen siendo crudos, son escépticos de la militarización y se preguntan por qué no se han materializado las escuelas, los empleos y las clínicas prometidos en el acuerdo de 2016.

“Esta casa se construyó sin un gramo de coca”, dijo Carmen Rojas Silva, de 70 años, a El Nuevo Humanitar, tomando café en la cocina de su casa en Puerto Lajas, en el Catatumbo.

Puede que Rojas Silva no cultive coca, pero es una de las pocas residentes de un pequeño asentamiento costero cerca de la frontera con Venezuela que no lo hace: hectárea tras hectárea de cultivos ilícitos se extiende tras ella hasta donde alcanza la vista.

“La gente de aquí no cree en el gobierno”, explica su nieto Andrés Silva, un activista social de 28 años que trabaja con un colectivo de agricultores locales que aboga por métodos agrícolas más sostenibles. “Les han contado tantas mentiras que ya no creen que el gobierno cumpla sus promesas. Así que estamos construyendo nuestras propias carreteras. Estamos instalando nuestra propia electricidad”.

El histórico acuerdo de paz anunciado en La Habana (Cuba) a finales de agosto de 2016 supuso el fin de medio siglo de guerra civil, la inversión en infraestructuras básicas y alternativas a la economía de la coca que había dominado regiones como el Catatumbo desde finales de los años 90. .

En Puerto Lajas, sin embargo, la ley la imponen los grupos armados criminales, no la policía. Los lugareños dicen que cuando las fuerzas del gobierno aparecen, suele ser para operaciones antidroga llevadas a cabo por el ejército. Los grupos armados luchan abiertamente por el control, lo que hace que algunas partes del Catatumbo sean inaccesibles para la mayoría de los grupos de ayuda y los servicios gubernamentales, incluida la vacunación COVID-19.

Los grupos criminales del Catatumbo atacaron recientemente un helicóptero presidencial con armas ligeras mientras sobrevolaba la zona; sembraron minas en una pista de aterrizaje en la que se iban a entregar las vacunas COVID-19; y están acusados de provocar un atentado con coche bomba en junio en una base militar de la capital regional -y en el centro de migración de Venezuela, Cúcuta- en el que resultaron heridas 36 personas.

“El Catatumbo es el lugar más hermoso del mundo”, dijo Rojas Silva. “Pero hace décadas que no conocemos la paz”.

El gobierno y los grupos paramilitares afiliados han cometido graves abusos contra los derechos humanos en la región, incluido un caso muy sonado a finales de la década de 2000 en el que los soldados mataron extrajudicialmente a casi 80 campesinos, alegando que eran militantes, lo que formó parte del infame escándalo de Estados Unidos. Colombia se conoce como “falsos positivos”.

El hijo de Rojas Silva fue asesinado por las guerrillas izquierdistas que tomaron la región a finales de la década de 1990. Uno de sus nietos fue asesinado ocho años después durante la represión de los grupos rebeldes. El gobierno dijo que era un guerrillero del Ejército de Liberación Nacional (ELN), una afirmación que ella niega categóricamente.

Jimena Sánchez-Garsoli, directora andina de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), un centro de estudios que supervisa los derechos humanos en la región, considera que lo que está ocurriendo en el Catatumbo es un microcosmos de un proceso de paz fallido a nivel nacional.

“Incluso antes del acuerdo de paz, había una grave división entre la sociedad civil y el gobierno en el Catatumbo”, dijo Sánchez-Garzoli a New Humanitar. “El Catatumbo estaba poblado principalmente por personas que huían de la violencia durante la guerra civil, a menudo a manos de grupos rebeldes, pero también del gobierno y sus aliados paramilitares”.

“Es realmente una pena”, dijo. “Los agricultores y los pobres del campo de estas comunidades realmente dieron una oportunidad a la paz [y al gobierno]. Decidieron ponerse manos a la obra. Muchos de estos colectivos agrícolas presentaron ideas de inversión, sustitución de cultivos, reforma agraria -como parte del acuerdo- y se quedaron atrás”.

“Si queremos sobrevivir, plantamos coca”

El Catatumbo, que sigue produciendo más coca -la materia prima de la cocaína- que cualquier otro lugar del mundo, existe en realidad fuera del Estado colombiano.

Y no sólo eso. El aumento de la violencia en el Catatumbo se refleja en otras zonas de conflicto como Nariño, Putumayo, Cauca y Choco, donde los grupos armados también prosperan en medio de informes sobre el aumento del reclutamiento de niños durante la pandemia.

Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, mientras los grupos armados luchan entre sí y contra las fuerzas armadas colombianas, más de 27.000 personas han sido desplazadas por la violencia en los primeros cuatro meses de 2021, además de otras 70.800 en 2020.

En el Catatumbo, que también cuenta con las mayores reservas de petróleo del país, los grupos guerrilleros de izquierda que han rechazado el acuerdo de paz son: El ELN, el Ejército Popular de Liberación (EPL) y facciones disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Todos ellos se disputan el territorio de la valiosa producción de coca, el contrabando y la extorsión. Algunas partes del Catatumbo también están controladas por bandas de narcotraficantes de derecha, que surgieron de las fuerzas paramilitares de “autodefensa” que se aliaron con el gobierno durante la guerra civil.

“El gobierno dice que todos somos del ELN”, dijo Pipe, de 26 años, sembrando plantas de coca en la pequeña granja de su familia en Puerto Lajas. “Dicen que somos drogadictos, que somos guerrilleros. Nada de esto es cierto. Tuvimos que aprender a sobrevivir con las guerrillas porque no hay otra forma… Si queremos sobrevivir, plantamos coca.

Pipe, que pidió no ser nombrado por motivos de seguridad, describió cómo su familia cultivaba yuca, calabaza, aguacates y plátanos cuando él era un niño a principios de la década de 2000, y cómo la realidad económica les obligó a cultivar coca.

“Hay 11 horas de autobús hasta la ciudad más cercana. Así que cuando vendíamos nuestra cosecha, teníamos que pagar el transporte hasta Cúcuta”, recuerda. “Podríamos vender un kilo de verduras allí por nada. Simplemente no era sostenible. Pero si cultivas coca, los compradores vendrán a ti y el precio será razonable”.

Como parte del acuerdo de paz, el gobierno se comprometió a realizar grandes inversiones en infraestructuras rurales y en programas de sustitución de cultivos para los cocaleros, como Pipe, en el marco del llamado Plan de Desarrollo y Orientación Territorial (PDET).

Desde que se puso en marcha el plan en 2017, 75.930 familias se han registrado a nivel nacional y han recibido pagos o ayuda alimentaria al cambiar de cultivos ilícitos, dijo un portavoz del PDET a The New Humanitarian, y añadió que 65.830 familias recibieron semillas o herramientas para proyectos de agricultura alternativa.

Sin embargo, no estaba claro cuántas de estas familias se solapan y el acuerdo pedía ayuda para 200.000 familias para romper el ciclo de la producción ilegal de coca. Sin embargo, la realidad sobre el terreno es que el negocio de la droga prospera.

Cuando se le preguntó por los programas de sustitución de cultivos, Pipe se rió. “Sí. Algunos lo hemos intentado. Quieren que plantemos aceite de palma. Al gobierno le encanta el aceite de palma. Pero la financiación nunca llega. Es sólo otra mentira. Mientras tanto, envían a los soldados a quemar nuestros campos”.

La oficina del PDET no ha dicho cuántos de los que se apuntaron a los programas de sustitución de cultivos han recibido toda la financiación prometida. Pero en 2019, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) descubrió que solo el 3% de los agricultores que se inscribieron habían recibido el pago completo, mientras que el 50% no había recibido nada.

“La comunidad se ha dado cuenta de que tiene que ser autosuficiente”, dijo Silva. “El gobierno no nos da nada, ni siquiera carreteras. Y existe la percepción entre muchos agricultores de que el gobierno no es capaz de cumplir sus promesas”.

Los críticos dicen que Duque -un feroz opositor al acuerdo de paz hecho por su predecesor- ha preferido las soluciones militares a fomentar la paz a través del desarrollo. El Gobierno destruyó un número récord de campos de coca en 2020: unas 130.000 hectáreas, frente a las 94.000 de 2019. Sin embargo, Colombia produjo una cantidad récord de cocaína durante el mismo periodo, según la ONUDD y el Departamento de Estado estadounidense.

Deterioro de las perspectivas de seguridad

Desde que las FARC se desarmaron y se unieron al gobierno como parte del acuerdo de paz, otros grupos se han trasladado al territorio que antes controlaban, incluido el Catatumbo. Mientras que los índices de delincuencia en centros urbanos como Medellín y la capital, Bogotá, han disminuido considerablemente en los últimos años, la violencia en las zonas rurales ha aumentado.

Los asesinatos en masa aumentaron bruscamente en 2020 hasta niveles no vistos desde el punto álgido de la guerra civil en 2012. Hasta el 31 de agosto, se habían producido 68 masacres en 2021, concentradas en gran medida en las zonas rurales donde se han prometido inversiones e infraestructuras como parte del acuerdo de paz.

Según Indepaz, una organización sin ánimo de lucro que supervisa el proceso de paz, 310 activistas, líderes comunitarios, defensores de los derechos humanos y candidatos políticos locales fueron asesinados en 2020, frente a los 210 de 2017 y los 152 de 2016. De nuevo, la gran mayoría de estos asesinatos se produjeron en zonas rurales. En el Cauca, otra zona de conflicto en el centro de Colombia, sólo cinco activistas fueron asesinados en el año en que se anunció el acuerdo de paz. En 2019, había 72.

Los secuestros, el reclutamiento forzoso, el tráfico y la producción de coca también han aumentado en zonas de conflicto como el Catatumbo desde 2017, según informes de International Crisis Group y Human Rights Watch.

Mientras tanto, los venezolanos se han visto envueltos en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad colombianas y venezolanas y grupos armados rivales, algunos de los cuales utilizan Venezuela como refugio. En mayo, unos 5.000 venezolanos fueron desplazados y trasladados a Colombia después de que las tropas venezolanas atacaran al grupo disidente de las FARC.

“Colombia aún está a tiempo de salvar el mundo”, dijo Sánchez-Garzoli de WOLA. “Este es el momento adecuado. La ONU ha ampliado recientemente su función de supervisión y existe la voluntad política en Washington de ayudar a financiar soluciones a estos problemas. Pero el gobierno colombiano ha estado mintiendo. Prefieren las soluciones militares”.

En la década de 1990, el gobierno de Estados Unidos se asoció con Colombia para iniciar el Plan Colombia, una costosa iniciativa de una década para entrenar a soldados y policías en la guerra contra las drogas y reducir la producción de coca.

Treinta años más tarde, los dos países siguen trabajando juntos hacia el mismo objetivo, pero la cocaína en Estados Unidos es cada vez más barata, los campos de coca siguen expandiéndose, la violencia sigue empeorando y, a pesar de la militarización, el Estado colombiano ya no tiene una vida real. en lugares como el Catatumbo que antes del acuerdo de paz de 2016.

“Mira esta cordillera”, dijo Silva, señalando los vastos campos de coca en la distancia, cerca de Puerto Lajas. “Cuando era niño, esto era la selva. Ahora todo es coca. Esto es lo que la política del gobierno ha hecho con el Catatumbo. Mientras prefieran hacernos la guerra en lugar de ofrecernos soluciones, este será el resultado”.